Reflexiones del artista, tomado de la sección Galería de la Revista Vitral, 1997

Tomado de la sección Galería de la Revista Vitral. Enero de 1997

Doy vuelo libre a la imaginación en mis obras, tal vez experimentando una cierta catarsis -pero involuntaria- que me permita la liberación espiritual que siempre es necesaria al crear, y basicamente se convierte en refugio mimetizado en forma de expresión. Lo cierto es que me identifico bastante con la corriente surrealista, con el absurdo cercano a Magritte aunque en los inicios de mi carrera no conocía apenas a este gran artista y jugaba mas bien con la psicología de formas y colores que conformaban mis obras y de hecho mi realidad propia, mi visión del medio en que me desenvuelvo. Algunos de esos elementos fueron convirtiéndose en códigos involuntarios, con las más disímiles lecturas, las que dejo al observador y a los críticos, muchas veces añadidos como complemento del diseño o como idea de composición con alguna finalidad contemplativa.

He explorado en las consecuencias visuales de la psicología y lo paranormal a través de esos códigos, un cordón no será igual atado en rojo que verde rasgado o negro suelto, o inconcluso. Pero sobre todas las cosas, sea cual sea el resultado en el receptor artístico, intento no traicionarme, no traicionar mis principios y preceptos e intento alcanzar la verdad aunque resulte escabroso y tormentoso el camino a seguir y muchas personas no lo entiendan así o simplemente no lo asimilen de este modo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*