Artículo del diario «Neue Westfalische», Paderborn, Alemania, 2000

Artículo del diario ‘’Neue Westfalische“, Paderborn, Alemania, Sept. 2000 (English version)

… Sus cuadros hacen recordar las construcciones surrealistas de Dalí. Abel Morejón Galá no deshace el tiempo ni deforma los cuerpos, sin embargo rompe los límites de la obra de arte. Sus cuadros no están encerrados en un marco clásico. El marco es un fijo componente pintado de la composición.

Confundiendo varias capas, penetra a través del espacio. Detrás, muchas veces hay un cielo cubierto de nubes o un horizonte. Una vez, una vista por una bandera cubana, abierta como una puerta, remite explicitamente sobre el origen del artista. Igualmente aparece la palma como símbolo nacional.

Los cuadros son vitales a causa de los contrastes. A los cuadros se oponen las curvas de las vetas de la madera. Los colores convencen por efectivas parejas como naranja/azúl o azúl/verde. Se ve inmediatamente la pasión de Morejón Galá por el diseño y los vestidos son parte de la naturaleza. Se confunden con ella de la misma manera en que los puntos de una corbata experimentan una mutanza hasta ser nubes al final, o cubren el verde en la forma de un cuello.

Con agilidad precisa muestra el desgarro civilizador entre el hombre y la naturaleza. En fin, las obras son un análisis sutíl y metafórico de las ataduras de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*